Procedimientos

Articulación Temporomandibular

La articulación temporomandibular (ATM) es la única articulación móvil del cráneo, uniendo a la mandíbula con el mismo. Entre los dos existe un cartílago llamado menisco que facilita el movimiento entre ambos. Además de abrir y cerrar, se mueve hacia los lados (laterotrusión), adelante (protrusión) y atrás (retrusión).
El dolor en esta zona generalmente se debe a un desequilibrio en la interacción entre los músculos, la mordida y la articulación. En el argot médico se llama disfunción temporomandibular (DTM).

Si tenemos una mala oclusión por un mal estado dental o por la falta de piezas dentarias, tendremos una mala distribución de las cargas al masticar, generando inestabilidad y será cuestión de tiempo hasta que aparezcan las molestias. Si el problema está en la articulación temporomandibular, suele deberse a alteraciones en la posición y estado del menisco o en la forma de los cóndilos.

El otro factor a tener en cuenta son los músculos de la masticación que pueden estar ejerciendo excesiva fuerza o movimientos incorrectos que producen además de molestias en la articulación temporomandibular, desgaste y deterioro dental (rechinamiento o bruxismo).

Síntomas

Los signos que nos orientan a pensar en una disfunción temporomandibular son el dolor localizado en la zona preauricular, clics al mover la mandíbula, episodios de bloqueo, limitación de los movimientos de la misma.

Si la molestia se produce al palpar los músculos de masticación (zonas llamadas punto gatillo), entonces se habla de síndrome miofascial.

Sintomas ATM

¿Cómo se diagnostica este problema?

Su diagnóstico se establece mediante la adecuada exploración clínica intraoral y facial, radiografías, tomografía computarizada (TC), resonancia magnética nuclear (RMN) y en algunos casos gammagrafía. Una vez identificado el problema, hay que establecer un plan de tratamiento específico acompañado de medidas generales que tienen como objetivo causar una pronta mejoría.

Es una patología que requiere tratamiento multidisciplinar, en el que intervendrán el odontólogo, el cirujano maxilofacial y  el rehabilitador o fisioterapeuta.

Para conocer más sobre  el dolor de mandíbula puedesconcertar una cita online  para revisar tu caso juntos.

Si deseas recomendaciones y ejercicios para tratar tu dolor de mandíbula escríbenos aquí y te los haremos llegar.

¿Cómo se clasifica el dolor de mandíbula?

Intentando agrupar síntomas y signos se han creado múltiples clasificaciones.

Aunque ninguna es perfecta, la clasificación de Wilkes es la más utilizada y en general da una idea rápida del estado en que está nuestra articulación.

Muchas veces encontrarás que el profesional hace un estadiaje de tu problema y te surgirán dudas sobre que significa. El estadío I es el inicial, y el V es el más avanzado, indicando un deterioro muy significativo en la articulación.

¿Cómo es el procedimiento para recuperarme del dolor de mandíbula?

Lo habitual es hacer una escalera terapéutica, significa que vamos de menos a más, y dependiendo del estado de la articulación temporomandibular y sus requerimientos específicos, se va avanzando en los siguientes pasos:

Analgésicos, relajantes musculares y dieta blanda durante un par de semanas, y educación específica sobre los hábitos de vida que son saludables para esta patología.

Férula dental de descarga o miorelajante: El doctor Joel Joshi Otero para asegurarse que la férula se hace adecuadamente, realiza habitualmente él mismo el registro de tus impresiones dentales y de la posición ideal de los dientes para luego hacer la férula de descarga. Generalmente se hace en acrílico (es un material fuerte y duradero) transparente o del color de tu preferencia (si deseas también le ponemos tus iniciales o el logo que más te guste) y va generalmente fijada en la arcada dental superior, tiene un grosor de 2-3 mms, con una superficie oclusal lisa.

Fisioterapia: ejercicios, ultrasonido, calor local y ejercicios para fortalecer los músculos involucrados con la articulación.
Inyección de toxina botulínica en los músculos para disminuir las fuerzas masticatorias de forma temporal.

Y dependiendo del estado de la articulación:

Artrocentesis: es una técnica mínimamente invasiva que consiste en   introducir dos cánulas en la articulación para realizar el lavado de la misma. Dependiendo del caso se suele infiltrar ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas (PRP) o células madre para acelerar el proceso de recuperación. (conoce más sobre cada una de las infiltraciones en este artículo)
El plasma rico en plaquetas o PRP es un producto que se extrae de tu propia sangre (autólogo) que tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y  regenerativas. Mediante este procedimiento se consigue concentrar hasta 8 veces la cantidad normal de plaquetas favoreciendo la recuperación del cartílago.

Las células madre (stem cells) son células que tienen la capacidad de reproducirse por sí mismas o formar distintos tejidos dependiendo de las necesidades y el medio en el que estén.  Normalmente las  obtienemos de la médula ósea o de la grasa corporal usando un protocolo que permite con una enzima separarlas del resto del tejido y aislarlas en un pequeño volumen para aumentar su concentración. Luego se introducen en la articulación.

Artroscopia: en este caso se introduce una cámara en la articulación y bajo visualización directa se pueden realizar varios procedimientos, como eliminación de bridas (adherencias), sutura de desgarros, o incluso reposicionamiento del menisco.

Cirugía abierta de la ATM: En casos donde el deterioro de la articulación es severo y las molestias no mejoran con el tratamiento comentado hasta ahora, se realiza la artroplastia de la articulación, bien mediante reposicionamiento del menisco (discopexia), un injerto autólogo en la articulación (como el cartílago costal) o bien mediante una prótesis total de la articulación.

Para mayor información pide cita online o presencial en el centro que más te convenga.

Procedimientos

Facial Contouring
Cirugía Ortognática
Asimetrías Faciales
Cirugía P. Facial
Medicina Estética
Implantes dentales