Dr. Joshi Otero

Cirugía estética facial

Especialidades en cirugía plástica facial

Frente

Por un lado, la toxina botulínica es el primer tratamiento de elección para las arrugas de expresión o dinámicas, y se trata de un método totalmente seguro. Si hay arrugas estáticas en la frente también se pueden utilizar infiltraciones, principalmente de ácido hialurónico. Pero en algunos casos hay asimetrías que se pueden tratar por vía endoscópica o abierta y que podrían precisar implantes de titanio. El abordaje es posterior a la línea de implantación del cabello para que la cicatriz sea lo menos visible posible.

Cejas

La recuperación de la posición normal de las cejas es fundamental para una mirada joven, y su tratamiento debe plantearse en el mismo momento en que se planifica una posible blefaroplastia, pues una se complementa con la otra. Se realiza una incisión sobre la línea de inserción del cabello para ocultar la cicatriz, pudiéndose minimizar más aún con el uso de un artroscopio.

Párpados

La piel que rodea nuestros ojos es la más fina del cuerpo, y dependiendo de cada fisionomía es frecuente tener demasiada cantidad en los párpados, lo que se traduce en una mirada cansada. La blefaroplastia o cirugía para eliminar el exceso de grasa, piel y músculo de los párpados se suele hacer con anestesia local en uno o en dos procedimientos. Consigue rejuvenecer la mirada, levantarla y eliminar las bolsas.

Pómulos

El rostro juvenil tiene una forma romboidal invertida en la mujer y una forma mas cuadrada en el hombre. Con los años, la caída de estos tejidos tiende a disminuir el ancho entre los pómulos (cigomas), provocando que la cara adquiera una forma triangular, lo que da un aspecto de mayor edad. El volumen en el área cigomática puede aumentarse mediante una osteotomía (fractura controlada del cigoma) o mediante el uso de prótesis de titanio customizadas con la forma exacta del paciente.

Si una cara es muy redonda, entonces podemos realizar una bichectomía y extraer la grasa ubicada en las mejillas. Se lleva a cabo con anestesia local a través de una pequeña incisión dentro de la boca

Naríz

La cirugía de la nariz o rinoplastia se puede efectuar con fines funcionales, para respirar mejor, y/o para mejorar su forma.

Los procedimientos más comunes consisten en eliminar las conocidas “gibas” (irregularidades sobre el dorso de la nariz), afinar la punta esculpiendo los cartílagos alares y corregir el septum o tabique desviado. Si se necesita aumentar el dorso se obtiene cartílago del septum, de la oreja o de la costilla. El procedimiento se puede hacer con anestesia general o local, dependiendo de la intervención planificada. El abordaje se realiza en la mayor parte de los casos con incisiones en el interior de la nariz (lo que entendemos por rinoplastia cerrada) para evitar cicatriz y edema

Orejas

Unas orejas que sobresalen es una afección común en la población, y en la infancia pueden causar incluso complejo. Entre las causas están el desarrollo inadecuado del pliegue del Antihelix (prominencia curva del cartílago) o el exceso de cartílago en la pared posterior de la concha. En función del problema, decidiremos el tratamiento adecuado. Dependiendo de la edad, este procedimiento se puede hacer con anestesia local o general. A partir de los cinco años suele ser una buena edad.

Labios

Los labios pierden su grosor y turgencia con el paso de los años, y el labio superior tiende a alargarse: Cuando es joven, en cambio, deja entrever unos milímetros de dientes superiores con la boca en reposo. Existen varias opciones para devolverles la forma y volumen de la juventud: la no permanente y reversible consiste en el uso de ácido hialurónico. Otra alternativa muy adecuada es el uso de lipofilling (injerto de grasa autóloga) para mejorar el grosor y el contorno. Pero si queremos una solución definitiva tendremos que recurrir a la cirugía mediante la técnica Liplift. En este caso se realizan incisiones bilaterales en la base del suelo nasal y se suspende el labio mediante un anclaje con titanio en el maxilar, quedando una boca rejuvenecida, bonita y natural.

Lifting facial

Con los años y la gravedad, la piel  y el tejido subcutáneo del rostro comienzan a presentar flacidez y se desplazan hacia abajo, creando signos típicos como los surcos nasogenianos y las líneas de marioneta. El lifting se encarga de reposicionar las estructuras faciales (generalmente desde los tejidos profundos y no solo reposicionando la piel), y se realiza mediante mínimas incisiones en zonas poco visibles (detrás del pabellón auricular, en el interior del oído). Se puede complementar con la eliminación de la grasa de la zona submentoniana, conocida como “papada”, y realizar un lifting cervical.